¿Seres racionales? ¿O seres emocionales?

Los seres humanos somos capaces de pensar e, incluso, de controlar nuestras emociones. Tenemos la capacidad de resolver problemas de lógica, de leer, escribir, diseñar máquinas… Por todo esto, nos hemos autoproclamado “seres racionales”.  Pero, en realidad, ¿somos tan racionales … Sigue leyendo

Imagen

Sentimiento ancestral.

Sentimiento ancestral 29 diciembre 2014

Sentimiento ancestral
29 diciembre 2014

El Solsticio ha pasado; los días son cortos y las noches largas; el Sol sigue su camino, bajito y débil, bañándonos con sus rayos oblicuos, obsequiándonos con su tibia caricia cuando las nubes se lo permiten, arrancando suspiros de vida a la fría tierra, que, en espera de su explosivo despertar primaveral, va dando sus frutos, generosa y espléndida, como siempre.

Me agacho para plantar, y toco con mis manos la tierra húmeda y gélida; cada una de las plantas que pongo en ella, vivirá gracias a su sustento y al Sol; cada una de esas pequeñas matas, dará su fruto llegado el momento…

Ahora, arrodillada sobre ese suelo que nos da de comer semana a semana, comprendo y comparto la adoración de nuestros ancestros por la Tierra, del Sol, el Agua y el Aire.

Ahora, me dejo llevar por esa sensación ancestral, olvidada y perdida tras generaciones de civilizada evolución, y siento, por fin, que formo parte a esa delicada obra de arte anónima: la Vida.

Imagen

Tradiciones entrelazadas.

Tradiciones entrelazadas. Noviembre 2014.

Tradiciones entrelazadas.
Noviembre 2014.

Equinoccio.

Todos los Santos.

Castanyada.

Halloween.

Un año más, las tradiciones se mezclan, se entrelazan y se confunden en un amasijo de danzas paganas, castañas asadas, panellets, terroríficas calabazas, espeluznantes disfraces, y lastimeras oraciones por los difuntos.

Al fin y al cabo, todo es lo mismo: el tiempo, inevitablemente prisionero de la implacable danza de los astros, los días más cortos, la luz otoñal, la naturaleza somnolienta y agotada…

El entorno, sumido en su inexorable camino hacia el recogimiento absoluto, nos invita a acompañarle y a dejarnos llevar por la nostalgia, la introspección y, a veces, la melancolía o, incluso, el miedo…

Melancolía por lo que ya pasó y no volverá jamás.

Miedo por lo que vendrá, con total seguridad, para todos y cada uno de nosotros.

Tradiciones que hablan por sí solas de un tiempo ya pasado. Reminiscencia de las generaciones que nos dejaron. Ruta segura para los que estamos. Testimonio para los que nos sucederán.

Imagen

El sueño del Gatito.

Bichito durmiendo. Noviembre 2013

Bichito durmiendo.
Noviembre 2013

Éste es nuestro gato: Bicho, aunque ahora lo llamamos gatito casi siempre, ya que su hermano, Chobi, se murió y ya no hay posibilidad de confusión al referirnos a él.

La foto viene a cuento porque cuando lo veo ahí durmiendo tan a gusto, sin ninguna preocupación en absoluto, me da una envidia…

En fin… Como decía un día con una amiga mía: tener un cerebro pensante es nuestro don, pero también es nuestra maldición. Lo mejor de los animales es que no se comen el tarro, no piensan en el futuro ni en el pasado; viven el presente sin hacerse los planteamientos rallantes que nos hacemos nosotros… Son felices a tope cuando las cosas les van bien, e infelices o resignados a tope cuando eso es lo que toca.

A veces me gustaría tener esa capacidad y poder, sencillamente, vivir el presente.

Como dice aquel maestro de artes marciales en la película Kung Fu Panda : “El ayer es historia; el mañana es un misterio; sin embargo, el hoy es un regalo; por eso se le llama presente”.