Carpe Diem????

Hoy otra vez discusión y mal rollo con los deberes y la hora de acostarse mi hija. Como tantísimas otras veces.

Y como tantísimas otras veces me devano los sesos con el mismo círculo vicioso que me acaba llevando siempre a la misma respuesta: los que tienen razón son los niños, y no nosotros.

Me explico.

Estamos educando a nuestros hijos con la idea de que tienen que aprovechar el tiempo, que tienen que hacer, hacer y hacer: Hacer deberes, hacer actividades, hacer deporte, hacer asignaturas del colegio… Y encima tienen que llevar una alimentación equilibrada y acostarse temprano.

Entonces, ¿cuándo disfruta de su niñez un niño de hoy? ¿En qué momento de su vida va a poder una persona deleitarse con el vuelo de una mosca, o con un trocito de plástico cuya forma le recuerda a un coche o una muñeca, o chutando con los dedos una pelotita de papel, o mirando el techo e imaginando cualquier cosa, o haciendo el pino y contemplando el mundo alrevés? ¡Si cada vez que las pobres criaturas hacen algo de eso les reprendemos! “No pierdas el tiempo, que tienes deberes!” “Es hora de acostarte, no de jugar”…

Ellos sí que aprovechan la vida, o lo harían si les dejásemos, más bien. Ellos disfrutarían cada detalle, cada cosa que se les ocurriera, y le sacarían su jugo, a su manera, y con gusto irían aprendiendo de sus pequeñas experiencias, proyectándose a sí mismos, mimando cada miniatura que les gustase, acariciando la vida con deleite…

No aprenderían inglés, ni ballet, ni patinaje, ni fútbol… Pero aprenderían de ellos mismos y de lo que les rodea. Y crecerían tranquilos.

Aprovecharían el momento, no el tiempo.

¿Dónde está el lugar en que se permite esto?

A mí, personalmente, esto me supone una lucha interior contínua, desesperante y desgarradoramente asfixiante. Intuyo que es mejor aprovechar el momento, pero no consigo acabar de salir de la maldita mentira que nos han inculcado durante todas nuestras vidas: que vivir así es mejor.

¿Mejor para quién?

Eso ya sería otra entrada. Así que mejor lo dejo aquí con este enlace: Carpe Diem!!!

 

 


Comentarios

Carpe Diem???? — 7 comentarios

  1. Dí que sí !!!!!!!! Mándalo todo a hacer puñetas !!!! La verdad es que nos está costando salir de la mentira en que vivimos, a ver si al menos podemos darles a ellos la oportunidad de poder decidir que es lo que de verdad quieren hacer con sus vidas…

  2. Tres apuntes rápidos:
    Tu hija también tiene sus momentos de ocio, aquellos en los que hace lo que quiere sin tener ninguna imposición. Al menos un día a la semana.
    Las actividades extraescolares las hace porque ella quiere hacerlas. Si prefieres que ese tiempo se dedique a no hacer nada, es tu decisión, que no las haga.
    Dudo que nunca los niños hayan podido estar sin hacer nada todo el día, aprendiendo a su bola. Siempre han tenido obligaciones y nunca han sido niños durante tanto tiempo como ahora. Eso puede ser malo o bueno, no lo se, pero no puedes afirmar que aprenderían simplemente de lo que les rodea sin más interferencia, porqué no puedes afirmar que eso haya sido nunca así.

    ¿Hasta donde tu visión de lo que debe ser la niñez es una visión distorsionada por la misma sociedad que te impone ese modelo que no te gusta?

    • Gracias por tus 3 apuntes rápidos y por abrir el debate, Carlos!!!
      En efecto, mis hijos tienen un mísero día a la semana la suerte de poder hacer lo que les da la gana durante unas horas, gracias, en parte, a la obsesión de su madre por que puedan disfrutar de libertad aunque sólo sea de vez en cuando. Ah, y también tienen el verano, de lo que, igualmente, me he ocupado en persona. La mayoría de los niños que conozco no tienen esa suerte 🙁
      Desde luego, las actividades extraescolares las tienen porque quieren. ¡Faltaría más! De eso también me ocupo yo, o nos ocupamos, de que puedan aprender algo con un poco de gusto, no impuesto de la manera salvaje que se hace en el colegio. Tu comentario me hace reflexionar y me doy cuenta de que en realidad, lo que yo quería expresar en la entrada habría sido algo así como “No aprenderían tanto contenido teórico de materias académicas… Pero aprenderían de ellos mismos y de lo que les rodea. Y crecerían tranquilos.”, en lugar de “No aprenderían inglés, ni ballet, ni patinaje, ni fútbol… Pero aprenderían de ellos mismos y de lo que les rodea. Y crecerían tranquilos.”.
      Sobre el último apunte, creo que no he dicho en ningún momento que los niños hayan estado históricamente sin hacer nada en todo el día, pero sí que han aprendido -antes de la imposición y extensión este modelo de sistema educativo creado hace unos 300 años- de lo que vivían y de sus propias experiencias, más que de lo que les han metido con embudo y a presión, les interesase o no, les fuese a servir de algo en su vida o no. Desde luego que no todo lo aprendían por su cuenta, que sus padres o quienes hubiesen a su alrededor les enseñarían cosas: cosas aplicables directamente a su día a día. En cualquier caso, no estoy idealizando en ningún momento el pasado (ni si quiera lo nombro), sino criticando el presente de la educación a los niños.
      Es verdad también que los niños siempre han tenido obligaciones, no tengo inconveniente en eso, ni tampoco hablo de que no tengan que tenerlas. Sería absurdo. Pero también es absurdo el régimen al que están sometidos. Eso es lo que critico.
      “Nunca han sido niños durante tanto tiempo como ahora”. No estoy de acuerdo. Son niños hasta antes de empezar la guardería o el colegio. A la que empiezan, se acabó. Porque se acabó la libertad. Se acabó el crecer a su ritmo. Se acabó el desarrollar aquello que más les interesa y para lo que más aptitudes tienen. Siguen sobreprotegidos en cuanto a que no tienen que ganar dinero o no tienen que poner la lavadora hasta ya bien entrada la edad adulta biológica, pero nos cargamos su Infancia -con mayúscula- cuando a penas tienen 6 años, como mucho.
      Y por último, respondiendo a tu pregunta final: en efecto, la visión que tengo de lo que creo que debería ser la infancia es una respuesta a lo que veo y se impone en y a la sociedad, y que, como es evidente, no me gusta en más de un aspecto. Vivo en esta realidad que me ha tocado vivir, y por lo tanto, todo lo que pienso, sueño, creo, critico y vivo está basado en ella. ¿A ti no te pasa lo mismo?
      Por cierto, te recomiendo fervorosamente que veas La Educación Prohibida cuando tengas algún rato. No es para seguir o creerse a pies juntillas todo lo que dicen, pero sí para reflexionar sobre algunas cosas que hemos dado por sentadas durante demasiado tiempo.

  3. Esta mañana he leido vuestros comentarios y como escribir no es lo mio no sabía como explicar lo que creo, y vualà ! esta tarde me cae en las manos un artículo que lo resume perfectamente (bueno, resumir no se si es la palabra). Me ha recordado ciertos momentos en los que he visto el brillo de la libertad en los ojos de mis niños, y que queréis que os diga eso es lo que quiero. Los pocos momentos que me de la vida que llevamos los voy a aprobechar para hacer que sean: libres, independientes, salvajes y rebeldes…
    Miradnos a nuestra generación, con nosotros hicieron un trabajo impecable, la mierda nos rodea y aquí estamos dejando hacer a unos cuantos lo que quieren en su beneficio mientras el resto se hunde, eso si en ningún momento dejaremos de ser conformistas civilizados.

    El artículo en cuestión (es largo yo lo he leido por fascículos…), ‘Why parents should leave their kids alone’:
    http://www.guardian.co.uk/lifeandstyle/2013/may/04/leave-them-kids-alone-griffiths

  4. Pingback: Campamento 2007: Libertad. | Crecer Juntos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *