Imagen

El tiempo pasará.

El tiempo pasará. Junio 2016

El tiempo pasará.
Junio 2016

Imagen

Antes del otoño…

Antes del otoño. 30 agosto 2015

Antes del otoño.
30 agosto 2015

No es una foto muy bonita. Ya lo sé.

Sin embargo, me apetece compartirla con vosotros y explicaros su significado…

Como los antiguos, a base de tocar la tierra, hemos aprendido a ir a su ritmo; al ritmo del cielo, del sol y del viento.

La tierra se enfría y se humedece; las nubes cubren el firmamento con más frecuencia; el sol se pone antes; las hojas de los nogales, aunque todavía lozanas, se balancean ya al son de las ráfagas de tramuntana.

Toda la naturaleza nos lo está gritando: ¡Pronto llegará el otoño! ¡Estad preparados!

Y eso hacemos; como los pobladores de antaño cuando, obedeciendo al aviso de la tierra, del cielo, del sol y del viento, reparaban sus tejados, sellaban las fisuras de sus casas, y se disponían a afrontar el otoño y el invierno…

Imagen

Siesta escurridiza.

Bajo las ramas del cerezo. 12 abril 2015

Bajo las ramas del cerezo.
12 abril 2015

Esta foto ya aparece en el último post de Tocando Tierra, pero he pensado que se merece una en imagínate para ella solita.

Está hecha desde debajo del cerezo, del espléndido cerezo, en su pleno apogeo de floración.

A este festival visual le acompañaban el fresco olor primaveral y el suave zumbido de las abejas; un espectáculo digno de ver y sentir…

Pensé en disfrutarlo a tope, echándome una siestecita bajo el árbol, dejándome llevar por el sopor del solecillo y del murmullo, embelesándome con una última visión medio borrosa de esta maravillosa vista, justo antes de abandonarme a un sueño tranquilo y placentero…

Pero no pudo ser,y con las ganas me quedé; el deber me reclamaba, como a los soldados, como a los payeses, y como a todos.

La siesta al pie del cerezo en flor tendrá que esperar, como mínimo, un año más.

Imagen

Tradiciones entrelazadas.

Tradiciones entrelazadas. Noviembre 2014.

Tradiciones entrelazadas.
Noviembre 2014.

Equinoccio.

Todos los Santos.

Castanyada.

Halloween.

Un año más, las tradiciones se mezclan, se entrelazan y se confunden en un amasijo de danzas paganas, castañas asadas, panellets, terroríficas calabazas, espeluznantes disfraces, y lastimeras oraciones por los difuntos.

Al fin y al cabo, todo es lo mismo: el tiempo, inevitablemente prisionero de la implacable danza de los astros, los días más cortos, la luz otoñal, la naturaleza somnolienta y agotada…

El entorno, sumido en su inexorable camino hacia el recogimiento absoluto, nos invita a acompañarle y a dejarnos llevar por la nostalgia, la introspección y, a veces, la melancolía o, incluso, el miedo…

Melancolía por lo que ya pasó y no volverá jamás.

Miedo por lo que vendrá, con total seguridad, para todos y cada uno de nosotros.

Tradiciones que hablan por sí solas de un tiempo ya pasado. Reminiscencia de las generaciones que nos dejaron. Ruta segura para los que estamos. Testimonio para los que nos sucederán.

Imagen

El sueño del Gatito.

Bichito durmiendo. Noviembre 2013

Bichito durmiendo.
Noviembre 2013

Éste es nuestro gato: Bicho, aunque ahora lo llamamos gatito casi siempre, ya que su hermano, Chobi, se murió y ya no hay posibilidad de confusión al referirnos a él.

La foto viene a cuento porque cuando lo veo ahí durmiendo tan a gusto, sin ninguna preocupación en absoluto, me da una envidia…

En fin… Como decía un día con una amiga mía: tener un cerebro pensante es nuestro don, pero también es nuestra maldición. Lo mejor de los animales es que no se comen el tarro, no piensan en el futuro ni en el pasado; viven el presente sin hacerse los planteamientos rallantes que nos hacemos nosotros… Son felices a tope cuando las cosas les van bien, e infelices o resignados a tope cuando eso es lo que toca.

A veces me gustaría tener esa capacidad y poder, sencillamente, vivir el presente.

Como dice aquel maestro de artes marciales en la película Kung Fu Panda : “El ayer es historia; el mañana es un misterio; sin embargo, el hoy es un regalo; por eso se le llama presente”.

 

Imagen

La Tarta.

La Tarta. Tarta de frutas casera 100%. Marzo 2014.

La Tarta.
Tarta de frutas casera 100%.
Marzo 2014.

Abro el blog y miro una vez más esta foto. ¿Que por qué? Pues porque tiene un significado especial. Es, podríamos decir, La Tarta.

La preparé por primera vez hace 14 años exactamente, cuando Diego cumplió un mes, para celebrar su nacimiento con la familia. Y cada año, por su cumpleaños, la he vuelto a hacer.

La cosa es que esta vez La Tarta ya ha tenido 14 velitas. Y he recordado el instante exacto en que, hace 7 años, cuando él cumplió esa misma cantidad de primaveras, yo me decía a mí misma algo así como “madre mía, este tiempo se me ha pasado volando, y dentro de otro tanto él ya no será un niño, sino un adolescente hecho y derecho”…

Siempre, desde pequeña, he tenido una cierta obsesión con el paso del tiempo, que todo lo cambia; las cosas, la vida, las personas… Y hoy, La Tarta, me ha vuelto a traer esa nostalgia por lo ya vivido y que nunca volverá.