Imagen

¡Caramelos de colores!

Caramelos de Colores. Enero 2014.

Caramelos de Colores.
Enero 2014.

 

Esta foto tiene su historia, y tanto si os lo creéis como si no, los caramelos que salen son Caramelos Reales.

Os lo explico.

Resulta que Carlos forma parte desde hace años de la Asociación de Vecinos del barrio en el que vivimos. Los miembros de dicha Asociación tienen la santa paciencia de organizar cada Navidad una recepción real para que un Rey Mago acuda al local a recoger las cartas de los niños de la zona. Para ello hay que dedicar unas cuantas horas de trabajo: hay que preparar adecuadamente el chiringuito a fin de que resulte acogedor para Su Majestad, que realiza un viaje tan largo y tiene que pasar tantas horas atendiendo a sus pequeños admiradores; también hay que confeccionar y colgar cartelitos por las calles de los alrededores para informar a los vecinos del evento; se debe contactar con suficiente tiempo con los Reyes para que uno de ellos pueda asistir, y coordinar las agendas y prioridades de todas las partes, ya que tanto SSMM como los socios tienen unas vidas muy ajetreadas; y por último, hay que encargarse de algunos otros temas logísticos como cierto vestuario y… Los Caramelos Reales.

Pues bien, el año pasado, Carlos tuvo el gran privilegio de ser el elegido para el dulce menester de conseguir dichas golosinas, y apareció en casa con varios paquetes tamaño baño de chucherías de distintos tipos. A mí me encantó su colorido, especialmente el de éstas, que se llaman Quijomelos, y son bolas de caramelo duro rebozadas y rellenas de pica-pica.

En aquel momento quise hacerles una foto, pero no pude; no tuve tiempo porque estaba inmersa en la espiral navideña, así que he tenido que esperar toooooooooodo un año entero para conseguirlo.

Sin embargo, el que la sigue la consigue, y finalmente, tras este inusual periodo a la expectativa, aquí tengo y tenéis la esperada foto de los Caramelos Reales para endulzarnos a todos el año, y añadirle colorido y una chispita picantona 😉 . Realmente.

Imagen

Noctambulant Blogger.

Noctambulant Blogger. Septiembre 2013.

Noctambulant Blogger.
Septiembre 2013.

 

La noche, con su silencio, su soledad y su oscuridad, es buena compañera para escribir. Me encantan estos momentos en los que no tengo que pensar en nada más que en esto: lo que me gusta. Expresar, explicar, sentir, dejarme llevar por lo que grita en mi interior…

Cuando era pequeña hubo una temporada en que quería ser escritora. Ya entonces iba descubriendo que mi imaginación, mis sentimientos y mi lápiz iban a una sobre el papel. Ahora son las teclas del ordenador las que, impulsadas por estos dedos que imitan -sólo imitan- la agilidad de los que tuvieron por modelo años ha, siguen el ritmo de mis pensamientos, de mi corazón y de mis “neuras”, …

El placer de poder liberar lo que hay en mí y ponerlo en forma de palabras para que quien tenga ganas lo pueda compartir, es algo superior, algo que va más allá de lo que ordinariamente nos permite la vida…

Imagen

Mi tesoro…

Mi tesoro... Julio 2013.

Mi tesoro…
Julio 2013.

Foto chorra donde las haya, pero el domingo en el Terrenito vi a esta hormiga flipando en colores con la bolita de aperitivo y es que no pude resistirme. No sabía si titularla así o “El mundo en mis patas”, pero al final me he quedado con lo de “Mi tesoro…” porque creo que se debe aproximar más a lo que debía sentir el bicho (¿sienten, las hormigas?) cuando se encontró semejante festín.

¡Que aproveche! 😉

Imagen

Sueño de Otoño

Sueño de otoño. Diciembre 2012.

Sueño de otoño.
Diciembre 2012.

Esta foto de los olivos del terrenito la hice expresamente para el concurso de fotografía del ambulatorio, y resulta que, para mi sorpresa, ganó el 2º premio 🙂

La verdad es que la luz del otoño me encanta, y aquella tarde en que habíamos ido a recoger las últimas aceitunas, con aquella puesta de sol no me pude resistir y aproveché para hacer una foto.

Imagen

Globitos

Globitos. Navidad 2012-2013

Globitos.
Navidad 2012-2013

Ésta es la foto que escogí, nada más hacerla, y sin haberlo planeado previamente, para el fondo y la cabecera de la página de inicio de Crecer Juntos. La verdad es que fue casual. Los niños estaban jugando con todos esos globitos pequeños, de esos que se suelen usar para llenarlos de agua y jugar a tirárselos en verano, que les había regalado su abuelo. Estaban entusiasmados y de hecho nos reímos un buen rato juntos jugando con ellos. En un momento dado, al verlos todos juntos en el sofá, me encantó el colorido y no pude resistir hacerles una foto.