Consúltalo con… ¡las chuches! ;)

Este post nace apropósito de una situación absolutamente real, vivida hace muy poquito en mis propias carnes, y que me hizo pensar posteriormente en una secuencia concreta de una peli.

Pero vamos por partes y pongámonos en situación.

Chuches en la tienda Tria:b (Badalona). Noviembre 2015

Chuches en la tienda Tria:b (Badalona).
Noviembre 2015

Día 24 de octubre de 2015, 11:30 AM. Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Llevo una hora haciendo un examen tipo test, que es para perder el juicio porque está diseñado con el ojete: tiene montones de preguntas mal formuladas, induciendo a una constante duda que hace perder los estribos; la mayoría de las cuestiones planteadas no reflejan en absoluto la práctica diaria de la profesión que se supone deberían evaluar; y, por si todo eso fuera poco, el ámbito de trabajo en el que se basan el 98% de ellas no es el mío. Una maravilla, vamos.

Después de las penosas y agobiantes semanas anteriores, de un viaje agotador con los nervios a flor de piel, y de unas angustiosas horas previas, los 60 minutos que llevo de examen, correspondientes a un tercio del tiempo total del que se dispone para acabarlo, me están empezando a saturar. Ya no veo claro nada de lo que hago; las preguntas se me antojan irresolubles e, incluso, absurdas. No sé qué contestar y qué no; ni siquiera sé si voy a ser capaz de acabar el examen…

Mi cerebro necesita un descanso. Por fortuna, se le enciende la alarma y….

¡¡¡MEEEEEEEC!!! ¡Tiempo muerto!

Delante de mí, sobre la mesa a la que estoy sentada, tengo justo lo que necesito: ¡Chuches y frutos secos!

Preparando mis provisiones y útiles para el examen. 23 octubre 2015

Preparando mis provisiones y útiles para el examen.
23 octubre 2015

Sin pensarlo un instante, ni corta ni perezosa, y siguiendo las recomendaciones de los expertos en exámenes de este tipo, dejo el boli, cojo una gominola, y me la como poco a poco mientras miro al tendido, evaluando las grietas de las paredes y las manchas de humedad del techo, contemplando el vetusto pizarrón negro, que una pantalla de proyecciones enrollada deja parcialmente al descubierto… Enseguida empiezo a dar cuenta de una segunda gominola y la saboreo con deleite y parsimonia, dejando que mi imaginación vuele al pasado de esta aula en la que me encuentro, con sus toscos y deteriorados asientos y pupitres, que tantos estudiantes, brillantes, mediocres y desastrosos, habrán visto pasar; un aula sin proyector multimedia, sin pantalla, donde los hábiles o burdos trazos del profesor sobre la pizarra debían bastar para ilustrar las lecciones…

A lo tonto, a lo tonto, ya me he comido dos dulces y estoy empezando a atacar a los anacardos. Y lo mejor: mi cerebro ya no está embotado y va a ser capaz de afrontar con éxito el resto del examen 😀

Caramelos de colores en Tria:b. Noviembre 2015

Caramelos de colores en Tria:b.
Noviembre 2015

Ahora bien, ¿ha sido gracias al azúcar que ha llegado rápidamente al cerebro, renovando sus energías? ¿O, tal vez, gracias a que la sensación placentera de ingerir algo dulce me ha ayudado a relajarme y, por lo tanto, a ver las cosas con más claridad? Aunque quizás también podría ser gracias al descanso, al simple hecho de haber desconectado de lo que estaba haciendo durante unos minutos, permitiéndome igualmente un pequeño desahogo que me facilitara retomar la tarea con renovados ánimos…

¿Cuál de las tres opciones será la verdadera?

Ositos de goma en Tria:b. Noviembre 2015

Ositos de goma en Tria:b.
Noviembre 2015

Mi opinión, basada en la sensación que tengo después de la experiencia, es que fue un poco de todo; sin embargo, he de decir que la misma situación sin chuches, sólo con la desconexión del viaje en el tiempo, no creo que hubiese producido el mismo efecto o, por lo menos, no con la misma intensidad.

Conclusión: ¡Las chuches funcionan! Igual que en la película Los Hombres de Negro 3, sólo que ellos comen tarta 😉

Los Hombres de Negro 3 Escena Tarta. Imagen extraída de http://www.cineol.net/curiosidades/21841_Hombres-de-Negro-III

Los Hombres de Negro 3
Escena Tarta.
Imagen extraída de
http://www.cineol.net/curiosidades/21841_Hombres-de-Negro-III

 


Comentarios

Consúltalo con… ¡las chuches! ;) — 2 comentarios

  1. Hace tiempo un profe mu majo que conocí llevaba tabletas de chocolate para repartir entre sus alumnos en el último examen del curso y a medida que pasaba el examen repartía la ‘xuxe’. Yo me he copiado la idea y aunque está prohibido comer en clase, de vez en cuando no está nada mal saltarse las normas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *