Magos por Sorpresa. Capítulo 1 + Introducción.

MAGOS POR SORPRESA

Una historia de aventuras mágicas en las que la superación personal y la amistad vencen a la oscuridad. Para fomentar la lectura y, sobretodo, para disfrutar.

By Pilar.

Dedicado con cariño a mis hijos, especialmente a Diego.

INTRODUCCIÓN

Este es un cuento largo y por capítulos que le empecé a escribir a mi hijo Diego cuando era pequeño. En aquel momento él ya sabía leer, pero le costaba bastante, por pereza y porque se cansaba enseguida, más que nada. Así que decidí escribirle un cuento que le resultase estimulante, en el que, por ejemplo, él mismo fuese uno de los protagonistas; pero además tenía que ser fácil, algo que le entrase por los ojos, sin grandes parrafadas, y le tenía que crear unas ciertas ganas de seguir leyendo… Tenía que ser un cuento emocionante, que le implicase, de aquellos que quieres seguir leyendo; y a la vez tenía que servir para que fuese capaz de leer cada vez más y mejor. Por eso veréis que las primeras páginas sólo tienen unas poquitas líneas escritas, y mucho espacio en blanco para que vuestros hijos, sobrinos o amiguitos puedan dibujar o escribir, o lo que quieran. También notaréis que la redacción al principio es muy simple, y que después se va complicando progresivamente. El resultado fue éste. Magos por Sorpresa cuenta la historia de un grupo de niños que se convierten en magos para luchar contra un malvado Mago Oscuro que quiere dominar el Universo. A través de una serie de aventuras de todo tipo (viajes interestelares, y en el tiempo, batallas, misterios, magia…), y gracias al poder de la amistad y al espíritu de superación personal, los jóvenes magos conseguirán, no sólo vencer al mal y salvar el mundo, sino que también aprenderán a cuidarse los unos a los otros, a trabajar en equipo para sobreponerse a las dificultades, a utilizar el ingenio y los recursos disponibles, a no rendirse ante los problemas, a valorar las cualidades de cada uno… Por cierto, ya sólo comentaros que al final de cada capítulo colgaré un enlace para que os lo podáis descargar en formato Libre Office. Me parecerá estupendo que cada uno le haga las modificaciones que le apetezca al cuento para personalizarlo (lugares, descripciones de los niños…), siempre que sea para utilizarlo a nivel familiar y sin ánimo de lucro. También me encantaría que lo compartieseis con otros familiares y amigos si os gusta, pasándoles en esos casos éste documento original, a fin de que la historia, los personajes, y la estructura general del cuento no se deforme progresivamente. En fin, no me enrollo más y os dejo que lo descubráis vosotros mismos junto a los peques de la casa.

CAPÍTULO 1

Éstos (refiriéndose al dibujo que puede hacer el mismo niño) son Juan, su hermana pequeña Estrella,  y su padre y su madre: Fernando y Ana.

Como es verano, están preparando las vacaciones en Benasque.

Sara es una buena amiga de Juan y este año no va de vacaciones, así que los padres de Juan la han invitado a ir con ellos a Benasque.

 Lucas y su hermano Edu son los primos de Estrella y Juan. Su madre y su padre se tienen que ir a trabajar al extranjero, así que los niños se quedarán con sus primos a vivir un año entero.

Ya van de camino a Benasque. ¡A Juan y Estrella les hace mucha ilusión que Sara, Edu y Lucas vayan con ellos de vacaciones!

En Benasque hacen excursiones, van en canoa, se bañan en los ríos, montan a caballo, recogen frambuesas para hacer mermelada, encienden la chimenea para asar carne y patatas… ¡Se lo pasan en grande!

Un día, cuando volvían de una excursión a unos lagos, se separaron un momento para hacer pis. Cuando ya volvieron todos, se dieron cuenta de que faltaba Edu.

Empezaron a llamarlo y a buscarlo por todas partes, y finalmente vieron la entrada a una cueva, con una curiosa forma de estrella, justo en la zona por la que había ido Edu.

Decidieron entrar en la cueva todos juntos para buscar a Edu. Al principio la cueva era sólo un pasillo estrecho, y aunque estaba muy oscuro, con las linternas pronto encontraron las huellas de Edu.

Cuando llevaban un buen rato caminando en la oscuridad, descubrieron que la cueva se ensanchaba de repente y formaba una especie de amplio y precioso salón subterráneo.

Entre las brillantes estalactitas y las misteriosas sombras de la cueva, al fondo, vieron de pronto a Edu. Todos corrieron hacia él y le preguntaron por qué había entrado en la cueva.

Edu les explicó: – Cuando acabé de hacer pis escuché una voz que me llamaba “¡Edu, Edu!”… Al principio no hice caso, pero luego vi la entrada de la cueva y tuve curiosidad por saber quién me llamaba.

– ¿Una voz que te llamaba? -Se extrañó la madre de Juan- Hombre, Edu, ¿cómo te iba a llamar alguien desde dentro de la cueva? ¡Venga vámonos!

– ¡Pero es verdad! -Protestó Edu por lo bajini, y le dijo a Juan- Yo escuché la voz.

De pronto, cuando ya se iban, la sala de la cueva se iluminó tanto que todos quedaron deslumbrados unos segundos. Cuando volvieron a ver, un anciano de canosas y larguísimas barbas, vestido de blanco, había aparecido misteriosamente.

Cuando lograron reaccionar después del susto, el padre de Juan le preguntó: – ¿Quién es usted y de dónde ha salido?

– Mi nombre es Alcor, soy el guardián de las Entradas y Salidas del Pirineo, y he llegado aquí por arte de Magia porque… Los Magos necesitamos vuestra ayuda para salvar la Tierra -contestó el hombre.

A Ana y Fernando les extrañó mucho todo aquello y hablaron un momento entre ellos en voz baja. Pensaron que aquel hombre podía estar tomándoles el pelo, o que tal vez estaba enfermo y desvariaba. Así que decidieron marcharse de allí y a él le propusieron:

– Mire, señor, si quiere puede venir con nosotros a Benasque, le acompañaremos al médico y avisaremos a la Guardia Civil para que localicen a su familia.

– No se trata de eso -contestó el hombre tranquilamente-. Soy un mago auténtico. Os pido vuestra ayuda, de verdad. Además, ahora es mal momento para marcharse, porque hay una tormenta de miedo.

Nadie creyó lo que decía el anciano porque cuando habían entrado en la cueva no se veían nubes en el cielo, así que se despidieron de él y se marcharon.

Mientras se acercaban a la salida de la cueva, Ana y Fernando iban comentando que cuando llegasen a Benasque lo primero que harían sería avisar a la Guardia Civil de la existencia de aquel hombre. Y de repente, algo les hizo interrumpir su conversación. Algo parecido a un trueno lejano resonó en el largo y estrecho pasillo de roca por el que caminaban.

Los niños se emocionaron y los padres se desconcertaron. ¿Sería posible que lo que dijo el hombre fuese verdad?

Continuaron caminando en silencio, abrumados por el recuerdo de las palabras del anciano, que resonaban en sus cabezas, igual que la tormenta, cada vez más cercana y evidente.

Al llegar a la salida, vieron con sus propios ojos que lo que habían sospechado era cierto: una furiosa tormenta se había desatado.

Contemplaron boquiabiertos durante unos segundos las espesas nubes que habían dejado el valle casi a oscuras, sólo iluminado por los relámpagos. Los truenos eran ensordecedores, y llovía tanto que por la ladera de la montaña se habían formado ríos.

De pronto la voz del mago les sorprendió a sus espaldas:

– Si de verdad queréis marcharos, detendré la tormenta.

Y levantó los brazos.

Ante las atónitas miradas de los 7 excursionistas, la tormenta se acabó de repente. La lluvia escampó, las nubes se retiraron, y el sol volvió a iluminar los empapados prados.

– ¿Pero qué es lo que…? -empezó a preguntar Fernando.

– La Magia puede lograr grandes cosas. -Contestó el anciano.

– Tiene que haber sido casualidad. Vámonos. -dijo Ana, que empezaba a estar incómoda con todo aquello.

 – ¡¡Máz agua, máz agua, pod favod!! -gritó excitada la pequeña Estrella mirando al hombre. Le estaba pidiendo que volviese a llover.

 Todos se volvieron hacia Estrella, y antes de que Ana y Fernando reaccionasen, los demás niños empezaron a pedir al anciano que hiciese caso. El hombre miró a los dos adultos y volvió a levantar los brazos. En pocos segundos, la tormenta y la lluvia volvían a azotar las montañas.

– Ya sé -dijo el anciano- que esto es difícil de creer para vosotros, pero es la realidad: la Magia verdadera existe, y en estos momentos un mago os pide vuestra ayuda en nombre de todos los magos de la Tierra. Por favor, el Mundo necesita el poder de estos 5 niños. Sólo os pido que escuchéis la historia que voy a explicaros y después, decidid.

Alcor inició un extraño relato haciendo que unas imágenes holográficas ilustrasen lo que él narraba, como si se tratase de una especie de documental:

– Desde el principio de los tiempos los Magos han trabajado en secreto para que en la Tierra, y en el Universo, reinase la paz y todos los seres conviviesen y se respetasen. Durante milenios hemos conseguido evitar auténticas catástrofes en todo el Universo, luchando contra magos perversos que pretendían dominar el mundo aliándose con todo tipo de criaturas ansiosas de poder.

-Un momento -interrumpió Juan- ¿Todo tipo de criaturas?

– Sí…

– Querrá decir personas -dedujo Lucas.

– Bueno, no exactamente -continuó Alcor-. Las personas son sólo los seres humanos, pero hay seres inteligentes por todo el Universo, y no todos se parecen a los humanos…

¿Quiere decir extraterrestres? ¿De verdad existen? -Preguntó Ana casi emocionada.

– Claro que sí -contestó Alcor sorprendido ante las atónitas miradas y exclamaciones de todos- No creeríais que estáis solos en el Universo… Hay millones de sistemas solares similares al nuestro ahí fuera. ¡Y claro que en muchos de ellos existe vida inteligente!

Después Alcor continuó con su relato. Les explicó que hacía varios siglos, una maga llamada Vega, de las más poderosas que han existido, tanto que era capaz de ver el futuro, había predicho que llegaría un mago oscuro, más poderoso y más terrible que ninguno, al que sólo podrían detener 5 niños humanos. Vega dejó escrita en sus libros la descripción de los niños, tal como ella los vio en sus visiones.

– El momento ha llegado -continuó Alcor-, y el Gran Mago Oscuro ha empezado a actuar. Por eso hace unos años iniciamos vuestra búsqueda. Todo coincide: vuestras edades, vuestro aspecto, vuestra manera de ser, el lugar en que os debíamos encontrar…

Todos permanecieron un momento en silencio, pensando en lo que Alcor les acababa de explicar. Por fin Fernando dijo:

– Así que se supone que 5 niños van a derrotar a un poderoso mago, así por las buenas… A mí me parece un poco increíble…

– Sí, estos 5 niños son capaces de hacerlo, pero no por las buenas. Si decidís permitir que vengan, y ellos lo desean, seréis trasladados todos al mayor centro de Magia de este Sistema Solar. Allí se os presentará ante la comunidad de Magos de la Tierra y se os transferirán los poderes necesarios. Después vendrán meses de duro entrenamiento, y… después… Bueno, nadie sabe exactamente lo que pasará después. Sólo se supone que los 5 se enfrentarán al Gran Mago Oscuro y le derrotarán.

Tras una pausa Ana preguntó:

– ¿Y qué pasará si no aceptamos?

– Lo peor -contestó Alcor-; el Gran Mago Oscuro se hará cada vez más poderoso y tal vez llegue a dominar el Universo, a esclavizar a los habitantes de todos los planetas y sistemas, sólo para saciar su deseo de riqueza y poder, sin importarle el futuro de todos ellos. ¿Entendéis ahora por qué os pedimos esto?

Todos volvieron a quedarse callados, oyendo el ruido de la lluvia cayendo con fuerza fuera de la cueva.

– Mamá, Papá, -dijo Juan entonces con voz firme- No podemos permitir que el Gran Mago Oscuro nos esclavice a todos y destruya el Mundo. ¡Yo quiero convertirme en mago y vencerle!

– ¡Y yo! -afirmó Edu.

– ¡Yo también! -exclamaron Estrella, Lucas y Sara a la vez.

Ante todo aquello, Fernando y Ana se miraron y hablaron en voz baja un momento. Entonces Ana dijo:

– Está bien, aunque todo esto parece una ida de olla descomunal, ¡nos convertiremos en Magos y lucharemos contra el Mago Oscuro!

Al oír sus palabras, todos los niños empezaron a gritar de emoción y a saltar. Alcor suspiró y les miró agradecido.

– Entonces no se hable más, agarraros haciendo un corro conmigo y no os soltéis pase lo que pase -les dijo- ¡Nos vamos de viaje!

Y, en cuanto estuvieron cogidos de las manos en círculo, todo se oscureció a su alrededor y tuvieron una sensación extraña, como si flotasen, o como si fuesen subidos en una montaña rusa.

Hasta aquí el primer capítulo, que os podéis descargar en formato Libre Office clicando MAGOS POR SORPRESA cap 1. By Pilar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *