Magos por Sorpresa. Capítulo 2.

MAGOS POR SORPRESA

Una historia de aventuras mágicas en las que la superación personal y la amistad vencen a la oscuridad. Para fomentar la lectura y, sobretodo, para disfrutar.

By Pilar.

Dedicado con cariño a mis hijos, especialmente a Diego.

CAPÍTULO 2

Antes de abrir los ojos, Juan notó que estaba tumbado en el suelo y sintió frío. Después de unos instantes, mientras recordaba lo que había pasado en la cueva, decidió ver si realmente había viajado por arte de magia a algún sitio o todo había sido un sueño.

Al abrir los ojos obtuvo la respuesta: estaba con los demás en una especie de gran salón. El techo era redondo, como una enorme cúpula blanca con ligeros brillos azulados, igual que las paredes y el suelo: estaban en un gran salón de hielo. Entonces habló Alcor:

– Nos encontramos en uno de los salones de recepción del Palacio de Hielo, Centro de Magia de la Tierra, en el continente helado: la Antártida. Ahora os conduciré a hablar con Amín, el Gran Mago. Él es el representante de todos los Magos de la Tierra, y está impaciente por hablar con vosotros.

Todos se preguntaron cómo sería El Gran Mago Amín y qué les diría…

Alcor les condujo por los pasillos del palacio de hielo hasta otro salón más pequeño y acogedor. Allí fue donde encontraron a Amín. Aunque todos se esperaban encontrar un anciano, Amín resultó ser un muchacho muy joven, de piel morena y ojos oscuros, inteligente y simpático. Les recibió con un apretón de manos y una buena merienda, y luego les agradeció que hubiesen ido y les preguntó si tenían alguna duda sobre lo que estaba sucediendo. Sara preguntó:

– ¿Por qué no vamos ya a cargarnos al Mago Oscuro ese? ¡Yo quiero que me enseñéis los poderes y vencerle ya!

– Vaya -contestó Amín sonriendo-, sí que tienes ganas… Bueno, te explicaré. Todo esto hay que decírselo a muchos otros magos que han venido aquí, desde todos los lugares de la Tierra, para saber lo que está pasando, conoceros a vosotros y ayudarnos a traspasaros los poderes necesarios para convertiros en magos.

– Alcor ya nos dijo eso, y que tendríamos que entrenarnos, pero yo creía que los magos ya nacían siendo magos. No pensaba que la magia se tuviese que aprender -Comentó Lucas-.

– Sí, ya… Mucha gente cree eso -contestó Amín-, pero la realidad es que sólo algunos magos nacen siendo magos, y aún así, necesitan entrenar para dominar y aprovechar sus poderes. Muchos de nosotros somos magos porque se nos transfirieron los poderes. Y eso es justamente lo que vamos a hacer enseguida. Vámonos a la sala de reuniones, que ya es la hora.

Así que todos siguieron a Amín por los mismos pasillos por los que habían ido antes y llegaron a la misma sala en la que habían “aterrizado” con Alcor. Ahora la sala estaba llena de gente. Había personas de todas las edades, razas, y tipos que te pudieses imaginar. Unas 500 personas en total que charlaban alborotadas y que callaron rápidamente al verles llegar. Todos les miraron mientras se sentaban al lado de Amín en unas butacas que les habían preparado. Entonces Amín se dirigió a todos:

– ¡Queridos compañeros! ¡Por fin hemos encontrado a los 5 niños que salvarán el mundo y que han aceptado convertirse en magos para luchar contra el Gran Mago Oscuro!

Todos aplaudieron con fuerza y se levantaron de sus asientos para saludarles. Los niños sintieron un escalofrío y una sensación rara, entre vergüenza y ganas de reír de la emoción, al ver a toda aquella gente aplaudiéndoles y gritándoles “bravo” y cosas parecidas.

Cuando todos volvieron a estar en silencio, Amín propuso a todos los magos que primero transfiriesen los grandes poderes a los niños, y después algún poder también a los padres. Todos estuvieron de acuerdo y la transferencia empezó.

Amín hizo aparecer una especie de burbuja gigante que flotó por el aire hasta rodear a los 5 niños. Entonces la burbuja, con ellos dentro, se elevó unos metros y se paró. Ellos flotaban como si no hubiese gravedad, y se quedaron dormidos enseguida gracias a la magia de Amín. A continuación, todos los magos de la sala levantaron sus manos y cerraron los ojos, dirigiendo todos sus poderes hacia la burbuja. Así estuvieron durante mucho rato y por fin, cuando todos bajaron las manos, Amín hizo un gesto para que se retiraran a descansar. Cuando se quedó solo con los niños dormidos y sus padres, les dijo a éstos:

– Ahora los 5 niños necesitan dormir durante muchas horas para que los poderes se integren en su cerebro. Se quedarán aquí descansando y a vosotros os los transferiré yo mismo en otra sala.

– Ah, pues yo pensaba que a nosotros nos los transferirían también todos los demás magos -dijo Ana-.

– No, no -contestó Amín-; en realidad, lo normal es que un solo mago transfiera sus poderes a otro. A los niños se los hemos transferido entre todos porque es la manera de darles todo el poder de que disponemos, ya que lo necesitarán para vencer al Gran Mago Oscuro. A vosotros se os conceden algunos poderes porque sois sus padres.

Después de esta conversación, Amín cumplió lo que les había dicho y les dejó descansando.

Hasta aquí el segundo capítulo, que os podéis descargar en formato Libre Office clicando MAGOS POR SORPRESA cap 2. By Pilar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *