Magos por sorpresa. Capítulo 7.

MAGOS POR SORPRESA

Una historia de aventuras mágicas en las que la superación personal y la amistad vencen a la oscuridad.

Para fomentar la lectura y, sobretodo, para disfrutar.

By Pilar.

Dedicado con cariño a mis hijos, especialmente a Diego.

CAPÍTULO 7

– ¿Quién está ahí? –acertó a decir Edu intentando aparentar serenidad.

– Lleváis días buscándome, Edu –dijo una voz profunda y clara.

– ¿Sirio? –Edu no se atrevía a creerlo porque le parecía demasiado bonito para ser real-. ¿Eres… eres tú de verdad?

– Soy Sirio.

Al oír la respuesta, al comprender que su búsqueda había terminado, Edu no pudo reprimir unas lágrimas a causa de la emoción y se abalanzó sobre el mago para abrazarlo.

– Está bien, está bien –dijo Sirio, comprensivo-. Ahora debes despertar a los demás. Está a punto de amanecer y hay mucho que hacer.

Edu obedeció inmediatamente, dominado por la excitación de poder dar aquella maravillosa e inesperada noticia a los demás.

– ¡Eh, despertad todos! –gritó nada más entrar en el iglú- Ya está aquí, ¡lo hemos conseguido! ¡¡Hemos encontrado a Sirio!!

Los demás se fueron desperezando, abriendo los ojos, incrédulos, pensando que estaban soñando, o que tal vez Edu era el que hablaba en sueños.

– ¿Qué estás diciendo? –preguntó Lucas, medio dormido- ¿Lo dices en serio o estás soñando?

– De soñando, nada –contestó Edu con impaciencia-. Es cien por cien real… ¡Vamos, salid a verle! ¿A qué esperáis?

Todavía un poco incrédulos aunque deseosos de que Edu tuviera razón, fueron levantándose y saliendo poco a poco del iglú y, a medida que llegaban al exterior y se encontraban cara a cara con Sirio, se quedaban paralizados ante la profunda y serena mirada de aquel hombre de presencia firme, sólida y segura, pero que a la vez irradiaba humildad, bondad y sencillez de forma extraordinaria.

Allí, delante de él, a pesar del frío y de la oscuridad, todos –incluso Lucas- se sintieron, por fin, seguros. Ya no había nada que temer; Sirio tenía una fuerza interior tan arrolladora que, a su lado, tuvieron la sensación de poder vencer cualquier dificultad y experimentaron el deseo de aprender todo lo que pudiera enseñarles para convertirse en grandes magos como él.

Juan fue el primero en ser capaz de poner en palabras semejante torbellino de emociones.

– Maestro –dijo, inclinando la cabeza-, nuestro mayor deseo es aprender de ti. Por favor, ¿aceptarías entrenarnos para vencer al Mago Oscuro y librar al Universo de su maldad?

– Todo es tal como Vega predijo… –murmuró Sirio y, a continuación, proclamó en voz alta-: Acepto el gran honor que se me ha concedido de entrenaros para cumplir con vuestro destino. Seré vuestro maestro y pondré mi vida por entero al servicio de esta causa; todo lo que yo sé, lo llegaréis a saber vosotros, y todos los poderes que me han sido concedidos, os los concederé. Sin embargo, debéis saber que el aprendizaje no será fácil en absoluto y que, si hasta ahora ya habéis tenido que superar numerosas dificultades, pronto descubriréis que solo ha sido el principio de un durísimo camino –Hizo una pausa y contempló a los cinco niños, que le miraban estupefactos-. ¿Estáis dispuestos a entregaros en cuerpo, mente y espíritu al entrenamiento y, después, a derrotar la Oscuridad? –Preguntó finalmente, alzando su potente voz.

Los niños salieron de su ensimismamiento y contestaron al unísono:

– ¡Síííí!

– Entonces, seguidme –ordenó el mago. Y empezó a caminar.

Hasta aquí el séptimo capítulo, que os podéis descargar en formato Libre Office clicando MAGOS-POR-SORPRESA-cap-7.-By-Pilar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *