¡Que la Fuerza te acompañe!

Yoda y Luke en "El Imperio Contraataca". http://www.cruxcatalyst.com/2012/09/20/secrets-of-successful-storytelling/yoda-luke/#sthash.wx5pcW4B.dpbs

Yoda y Luke en “El Imperio Contraataca”.
http://www.cruxcatalyst.com/2012/09/20/secrets-of-successful-storytelling/yoda-luke/#sthash.wx5pcW4B.dpbs

 

Cuando hace más de 30 años (me sigo sorprendiendo de estar hablando de hace tantos años…), vimos esta película por primera vez, mi padre decía que le había gustado mucho, entre otras cosas, porque lo que le explicaba Yoda a Luke en su entrenamiento era pura filosofía. Yo en aquel momento debía tener como 8 años máximo y, evidentemente, no le había dado importancia para nada a esos detalles.

Ha llovido un poco desde entonces, siendo yo ahora la que ve las filosofías hasta en la sopa (qué vieja me hago, jeje), y también concretamente en este fragmento, que me gusta especialmente, en que el Maestro Jedi le dice a su desesperanzado aprendiz:

Para mí el aliado es la Fuerza, y es un poderoso aliado. La vida la crea, y la hace crecer… Su energía nos rodea y nos une. Nosotros dos, seres luminosos somos, no esta materia bruta. Debes sentir la fuerza a tu alrededor, aquí, entre tú y yo, sí. El árbol, la roca, por todas partes, sí… Incluso entre la tierra y la nave“.

La verdad es que en las últimas semanas esta idea me ha estado dando vueltas y vueltas en la cabeza: la Fuerza está en todas partes… La Fuerza… La poderosa energía que nos permite saltar por encima de los obstáculos, superarlos, o pasar de ellos cuando se tercie, perseguir nuestros objetivos, no dejarnos llevar por el mal rollo, avanzar por la vida con más o menos alegría, sentir cierto optimismo y transmitirlo, reírnos a pesar de todo, luchar, ayudar, jugar, trabajar…

Y la podemos encontrar en cualquier sitio, en lo más insospechado, a veces incluso por casualidad. En ocasiones está en una persona o personaje que nos inspira, o en la familia, o en una imagen, en una película, una serie, una música, una historia, un libro, un conjunto de conocimientos, un proyecto o una actividad que nos ilusiona, en el enamoramiento, o en la amistad, o incluso en la Fe religiosa. ¡Está en todas partes!

Así que, mirad por dónde, resulta que Yoda tenía razón. Y mi padre también 😉 . Pura filosofía, tan real como la vida misma, aunque la pongan en boca de un muñeco verde de goma con aspecto de duende decrépito, que le intenta enseñar telequinesia a un joven en un imaginario planeta extraterrestre… ¡Lo que son las cosas!

A cada uno nos toca buscar y encontrar la fuente de nuestra propia Fuerza en cada momento. Igual que Luke.

Os deseo, pues, ¡que la Fuerza os acompañe! 😀


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *