«Ser Madre es Romántico.»*

 

Nada que añadir.

Bueno, sí, una cosa. Posiblemente, las de la mayoría de las Madres del mundo sean las historias más Románticas de toda la humanidad.

*Las clases de doblaje son, en muchos casos, un cursillo intensivo y acelerado sobre la vida misma. En ocasiones reímos; en otras lloramos; de tanto en tanto gritamos y peleamos como posesos… Llevamos las situaciones y emociones cotidianas al extremo, viviéndolas con una intensidad que puede llegar a rozar la locura. Y a veces, simplemente, filosofamos entre take y take.
La frase que da título a este post, amigos míos, tan concisa y explícita en sí misma, es el fruto de una de esas inconexas reflexiones compartidas que alimentan nuestra demencia (o cordura) transitoria sumida en la penumbra del atril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *