Imagen

Esperando.

Esperando 1 enero 2016

Esperando
1 enero 2016

En casa de mis padres los patucos se multiplican en espera de alguien que los calce 🙂

Imagen

Antes del otoño…

Antes del otoño. 30 agosto 2015

Antes del otoño.
30 agosto 2015

No es una foto muy bonita. Ya lo sé.

Sin embargo, me apetece compartirla con vosotros y explicaros su significado…

Como los antiguos, a base de tocar la tierra, hemos aprendido a ir a su ritmo; al ritmo del cielo, del sol y del viento.

La tierra se enfría y se humedece; las nubes cubren el firmamento con más frecuencia; el sol se pone antes; las hojas de los nogales, aunque todavía lozanas, se balancean ya al son de las ráfagas de tramuntana.

Toda la naturaleza nos lo está gritando: ¡Pronto llegará el otoño! ¡Estad preparados!

Y eso hacemos; como los pobladores de antaño cuando, obedeciendo al aviso de la tierra, del cielo, del sol y del viento, reparaban sus tejados, sellaban las fisuras de sus casas, y se disponían a afrontar el otoño y el invierno…

Imagen

Noctambulant Blogger.

Noctambulant Blogger. Septiembre 2013.

Noctambulant Blogger.
Septiembre 2013.

 

La noche, con su silencio, su soledad y su oscuridad, es buena compañera para escribir. Me encantan estos momentos en los que no tengo que pensar en nada más que en esto: lo que me gusta. Expresar, explicar, sentir, dejarme llevar por lo que grita en mi interior…

Cuando era pequeña hubo una temporada en que quería ser escritora. Ya entonces iba descubriendo que mi imaginación, mis sentimientos y mi lápiz iban a una sobre el papel. Ahora son las teclas del ordenador las que, impulsadas por estos dedos que imitan -sólo imitan- la agilidad de los que tuvieron por modelo años ha, siguen el ritmo de mis pensamientos, de mi corazón y de mis “neuras”, …

El placer de poder liberar lo que hay en mí y ponerlo en forma de palabras para que quien tenga ganas lo pueda compartir, es algo superior, algo que va más allá de lo que ordinariamente nos permite la vida…

Imagen

Mi tesoro…

Mi tesoro... Julio 2013.

Mi tesoro…
Julio 2013.

Foto chorra donde las haya, pero el domingo en el Terrenito vi a esta hormiga flipando en colores con la bolita de aperitivo y es que no pude resistirme. No sabía si titularla así o “El mundo en mis patas”, pero al final me he quedado con lo de “Mi tesoro…” porque creo que se debe aproximar más a lo que debía sentir el bicho (¿sienten, las hormigas?) cuando se encontró semejante festín.

¡Que aproveche! 😉