La tele ya no es “la tele”

¿Recordáis esta canción? Hace años, quizás la tele matase a la estrella de la radio (al menos en parte)… Y ahora… Tal vez muchos de vosotros ya habréis experimentado hace tiempo la sensación de la que os voy a hablar; o tal vez … Sigue leyendo

Imagen

Tradiciones entrelazadas.

Tradiciones entrelazadas. Noviembre 2014.

Tradiciones entrelazadas.
Noviembre 2014.

Equinoccio.

Todos los Santos.

Castanyada.

Halloween.

Un año más, las tradiciones se mezclan, se entrelazan y se confunden en un amasijo de danzas paganas, castañas asadas, panellets, terroríficas calabazas, espeluznantes disfraces, y lastimeras oraciones por los difuntos.

Al fin y al cabo, todo es lo mismo: el tiempo, inevitablemente prisionero de la implacable danza de los astros, los días más cortos, la luz otoñal, la naturaleza somnolienta y agotada…

El entorno, sumido en su inexorable camino hacia el recogimiento absoluto, nos invita a acompañarle y a dejarnos llevar por la nostalgia, la introspección y, a veces, la melancolía o, incluso, el miedo…

Melancolía por lo que ya pasó y no volverá jamás.

Miedo por lo que vendrá, con total seguridad, para todos y cada uno de nosotros.

Tradiciones que hablan por sí solas de un tiempo ya pasado. Reminiscencia de las generaciones que nos dejaron. Ruta segura para los que estamos. Testimonio para los que nos sucederán.

Imagen

¡Caramelos de colores!

Caramelos de Colores. Enero 2014.

Caramelos de Colores.
Enero 2014.

 

Esta foto tiene su historia, y tanto si os lo creéis como si no, los caramelos que salen son Caramelos Reales.

Os lo explico.

Resulta que Carlos forma parte desde hace años de la Asociación de Vecinos del barrio en el que vivimos. Los miembros de dicha Asociación tienen la santa paciencia de organizar cada Navidad una recepción real para que un Rey Mago acuda al local a recoger las cartas de los niños de la zona. Para ello hay que dedicar unas cuantas horas de trabajo: hay que preparar adecuadamente el chiringuito a fin de que resulte acogedor para Su Majestad, que realiza un viaje tan largo y tiene que pasar tantas horas atendiendo a sus pequeños admiradores; también hay que confeccionar y colgar cartelitos por las calles de los alrededores para informar a los vecinos del evento; se debe contactar con suficiente tiempo con los Reyes para que uno de ellos pueda asistir, y coordinar las agendas y prioridades de todas las partes, ya que tanto SSMM como los socios tienen unas vidas muy ajetreadas; y por último, hay que encargarse de algunos otros temas logísticos como cierto vestuario y… Los Caramelos Reales.

Pues bien, el año pasado, Carlos tuvo el gran privilegio de ser el elegido para el dulce menester de conseguir dichas golosinas, y apareció en casa con varios paquetes tamaño baño de chucherías de distintos tipos. A mí me encantó su colorido, especialmente el de éstas, que se llaman Quijomelos, y son bolas de caramelo duro rebozadas y rellenas de pica-pica.

En aquel momento quise hacerles una foto, pero no pude; no tuve tiempo porque estaba inmersa en la espiral navideña, así que he tenido que esperar toooooooooodo un año entero para conseguirlo.

Sin embargo, el que la sigue la consigue, y finalmente, tras este inusual periodo a la expectativa, aquí tengo y tenéis la esperada foto de los Caramelos Reales para endulzarnos a todos el año, y añadirle colorido y una chispita picantona 😉 . Realmente.

Ser o no ser… estándar; ésa es la cuestión.

Hay personas que, simplemente, son diferentes. Personas que tienen gustos, intereses y sentimientos distintos a los de la mayoría; mujeres, hombres, niños y niñas que perciben el mundo que les rodea de una forma distinta, y están condenadas a una extraña soledad de … Sigue leyendo

Imagen

Globitos

Globitos. Navidad 2012-2013

Globitos.
Navidad 2012-2013

Ésta es la foto que escogí, nada más hacerla, y sin haberlo planeado previamente, para el fondo y la cabecera de la página de inicio de Crecer Juntos. La verdad es que fue casual. Los niños estaban jugando con todos esos globitos pequeños, de esos que se suelen usar para llenarlos de agua y jugar a tirárselos en verano, que les había regalado su abuelo. Estaban entusiasmados y de hecho nos reímos un buen rato juntos jugando con ellos. En un momento dado, al verlos todos juntos en el sofá, me encantó el colorido y no pude resistir hacerles una foto.