Viaje al interior de una calabaza jalogüinera.

 

El terrorífico interior de las calabazas de Jalogüin (I) 29 octubre 2015

El terrorífico interior de las calabazas de Jalogüin (I)
29 octubre 2015

El terrorífico interior de las calabazas de Jalogüin (II). 29 octubre 2015

El terrorífico interior de las calabazas de Jalogüin (II).
29 octubre 2015

El terrorífico interior de las calabazas de Jalogüin (III) 29 octubre 2015

El terrorífico interior de las calabazas de Jalogüin (III)
29 octubre 2015

Hace unas semanas, Cristina y yo nos dispusimos a abrir la megacalabaza de jalogüin que nos había salido en el huerto. La intención era, sencillamente, vaciarla para comer su pulpa y utilizar después la cáscara en la adorable celebración de tradiciones entrelazadas que me gusta llamar Castanyadatodoslossantosjalogüin.

Nunca antes habíamos visto una calabaza de este tipo por dentro y estábamos todos bastante intrigados por saber cómo sería…

Cogimos el cuchillo, le hicimos un agujero circular en la parte de arriba, alrededor del rabito, y… ¡Tachááááánnn! Acabamos haciéndole un book de fotos… 😀

La verdad es que nos pareció bastante terrorífica, muy apropiada para toda esta historia otoñal con rasgos macabrillos que nos ocupa cada año por esas fechas, y valía la pena dejar unas imágenes para la posteridad 😉


Comentarios

Viaje al interior de una calabaza jalogüinera. — 2 comentarios

    • jejejeje
      Es que, de verdad, nos pareció tan lúgubre y surrealista, que había que hacerle alguna foto, oye… Es como una especie de cueva llena de telarañas y colgajos pegajosos y húmedos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *